Índice de Políticas de Inmigración e Integración – MIPEX 2020

El índice MIPEX 2020 muestra un panorama completo de 52 países en materia de inmigración

Hace unas semanas, Daniela, una compañera de clases de la universidad me escribió para pedirme que le contara acerca de mi experiencia como inmigrante en Italia, adonde llegué hace ya casi siete años. ¡Se dice rápido!

Ella es venezolana y con su familia (esposo, hijos y papás) está planificando el regreso a la tierra de sus abuelos: Friuli-Venezia-Giulia, en el norte de Italia.

Como ellos tienen la nacionalidad italiana, tienen la mitad del camino, puede que más, ya recorrido: se ahorrarán los encuentros indeseables con la “burocrazia”, mostro equiparable al cíclope de La Ilíada.

Hablamos también sobre otros aspectos prácticos como los precios de los alquileres y de los servicios, del costo del mercado, del transporte público, de la validez de la licencia de conducir, de las oportunidades de trabajo, del idioma…

La información que le doy es tan general como personal. En mi caso, le hago notar, que yo no elegí, al menos conscientemente, a Italia como destino para vivir. Bueno… Daniela tampoco tiene la intención de quedarse por muchos años. Será un lugar de paso, para después mudarse a otra nación europea.

Para no caer en las arenas movedizas de la anécdota en primera persona, le envío un link sobre el Índice de Políticas de Inmigración e Integración – MIPEX 2020, que llegó a mis manos de manera casi casual. Los números no mienten… y los del Mipex 2020 mucho menos.

El mundo bajo el lente del Mipex 2020

La quinta edición de este informe —punto de referencia para los gobiernos, las ONG y las universidades— estudia 52 países, en los cinco continentes, comenzando por todos los miembro de la Unión Europea (incluido el Reino Unido), otros países europeos (Albania, Noruega, Suiza, Rusia, Turquía, y Ucrania), países asiáticos (China, India, Indonesia, Israel, Japón y Sur Korea), países de América  (Canadá, México, Estados Unidos, Argentina, Brasil y Chile), y Australia y Nueva Zelanda en Oceanía.

Las áreas consideradas para medir las políticas de integración de los inmigrantes son ocho: movilidad en el mercado de trabajo, reunificación familiar, educación, participación política, residencia permanente, acceso a la nacionalidad, antidiscriminación y salud.

Los países del “top 5” son: Suecia, Finlandia, Portugal, Canadá y Nueva Zelanda, seguidos de Estados y Noruega; mientras que naciones como India, Indonesia, China, Latvia y Lituania figuran entre las menos abiertas a la inmigración.

 

https://www.om.acm.gov.pt/image/journal/article?img_id=931933&t=1610035995743
Las facilidades para acceder al mercado laboral es un aspecto clave en los países que lideran la clasificación. (MIpex 2020)

En cuanto a Latinoamérica, el país con mejor resultado fue Brasil que, con 64 puntos supera a muchos países europeos.

En esta página, como los creadores del MIPEX 2020 bien dicen, se puede jugar con los distintos gráficos que ilustran la realidad de cada país.

Ahora Daniela puede ver a que me refería cuando le dije que Italia no era muy “receptiva”. Más allá de los juicios de valor, obtuvo un índice de 58 punto en el Mipex 2020, correspondiente a una nación “medianamente fácil”. Sin embargo, y así lo señala el documento, en los últimos años ha habido un retroceso, debido, especialmente, a la discrecionalidad para tratar a los solicitantes de asilo, a la dificultad para acceder a la nacionalidad y a las limitaciones para tener participación política.

España según el Índice MIPEX 2020

A través de Mipex me enteré también de la existencia del centro de investigación CIDOB, en Barcelona. Luego, una de las investigadoras de la institución catalana, con mucha amabilidad y diligencia, me dijo que habían escrito un artículo acerca de la situación de los inmigrantes en España en los últimos años.  Ya en en el segundo párrafo dejan entrever que no hacen referencia a una minoría, nacida en otras tierras, sin impacto sustancial en la dinámica nacional.

“A finales de 2020 residen en España alrededor de 5.5 millones de personas extranjeras, más del 11% de la población. Interrogarse acerca de las políticas de integración significa reflexionar acerca del presente y, más aún, del futuro de la sociedad española”.

Unos párrafos más abajo se lee: “… las políticas de integración españolas puntúan 60; una calificación que las sitúa por encima de la media de la Unión Europea (50) y de la del conjunto de países de la OCDE (56). El marco normativo español promueve un enfoque integral de la integración, poniendo especial énfasis en el acceso a los derechos. A la hora de incorporarse al mercado laboral o requerir asistencia sanitaria, una persona extranjera cuenta sustancialmente con el mismo amparo normativo reconocido al resto de la población española”.

Comments: no replies

Expresa tu opinión