Por la puerta que se abra un viaje del héroe en el marco de la inmigración

‘Por la puerta que se abra’: historia de inmigración, mochilas y resiliencia

Hablar de los otros es siempre más cómodo, más fácil. Sin embargo, hablar de uno mismo, específicamente de aquello que hace, a veces es casi obligatorio. No se debe olvidar que estos son días de personal branding. .. y es en esta orilla donde me encuentro hoy. Presentando la segunda edición de mi primer libro: […]

crayon negro

Negrito: la palabra prohibida

En Italia, cuando participé en un proyecto para sensibilizar a estudiantes de secundario sobre la inmigración, frecuentemente, les decía que en español, al menos en Venezuela, decirle a alguien “negro”, “negra”, “negrito”o “negrita” no es un insulto. A manera de provocación, añadía: “Claro, si le dices negr@ de mie…” es, definitavemente, ofensivo”.

Confianza/fe, timing y lucidez: semillas que florecen (fuente: Internet)

Palabrario V edición — Resumen del año 2020

Desde 2015, excepto el año pasado, cuando me robaron mi laptop en Ecuador, escribo sobre las tres palabras que recogen lo aprendido en los 365 días pasados. Este balance personal no se trata de un ejercicio intelectual. Va mucho  más allá de eso. Ahora es el turno de hacer el resumen del año 2020. Sin […]

El machismo sigue siendo pan de cada día (Fuente: internet)

Machismo en salsa: un plato indigesto

Las primera vez ni siqiera reaccioné. Ya después, cada vez que la escena se repetía pensaba: “¡Qué comentario más estúpido! Ahora, como quién utiliza un arma a su favor, he empezado a decir: ¡Ya me puedo casar!”… o, la variante que más me gusta, ¡Ah, pero sabes cocinar. Ya te puedes casar!”. Obviamente, esta interacción es siempre con hombres, a quienes, “curiosamente”, no les da gracia la frase. Me pregunto por qué no valoran el feedback positivo.