Giordano Bruno observa los puestos de alimentos del mercado de Campo dei Fiori  (Foto: Internet)

Entre pizzas, birras y vasos rotos

Este era un empleo útil, eso sí creo, creo para conocer otras cosas que no esperaba. Y es curioso, porque si bien ya había trabajado como camarera, por períodos cortos, tanto en Dublín como aquí, en esta ocasión vi cosas que no había visto antes.

Llevar varios platos al mismo tiempo es un ejercicio de malabarismo

A propósito de Milan Kundera

Recuerdo que en la casa de mi abuela Jota había un carro-bar y, no sé por qué, a mí me parecía de lo más divertido llevarlo de un lado a otro, jugando a que cargaba comida o platos sucios. ‘Quiero ser mesonera’, decía. Entonces, mi mamá, mi tía Daysi y mi abuela hacían lo propio […]