Las manos que lavan la cara

Una caída de la bici en plena calle de Dublin, un lunes a las 8:30 a.m. sirve para: A.–Comprobar que, aquí, el sistema de salud pública no es tal cosa. Hay que pagar y bastante, –cosa que no hice, por supuesto– así sea para curar una herida.  B.- Corroborar que mi ángel de la guardia no se jubila […]