Vivir en un barco es sinónimo de libertad y de mucho dinero para mantenerlo

Con el viento en popa

Tenía claro que era la hora de mudarse y no sólo porque mi anfitriona no podía hospedarme por más tiempo. Era un llamado interno. Ese apartamento ubicado al lado de las vías del ferrocarril había dejado de ser mi lugar. Y si bien ya me había acostumbrado al ruido –pasan trenes tanto de pasajeros como de […]