Bert Hellinger

Hellinger es conocido por ser el padre de la terapia de constelación familiar

Bert Hellinger no es una novedad en mi vida. De él y de la terapia que desarrolló, ‘constelaciones familiares’, escuché hablar, por vez primera, hace unos 8-9 años. En aquel entonces, debía hacer un reportaje para la revista en la que trabajaba…Por fortuna, las cosas no se quedaron en teoría y pude experimentar, en carne propia, cuan poderosa es esta técnica, que sin ser ortodoxa y con elementos casi de realismo mágico (no es la cosa más racional ni tradicional del planeta) llega profundo al alma…del individuo y de su familia.

Con estos antecedentes, no es de extrañar que los libros de Hellinger ejerzan una especial atracción sobre mí y que me sienta deseosa de compartir lo que en ellos encuentro. A continuación, fragmentos de un par de obras que llegaron a mis manos (tal vez fui yo la que llegó a ellas) hace casi un año.

Bert Hellinger nos invita a aceptar para luego cambiar

En Reconocer lo que es: Conversaciones sobre implicaciones y desenlaces logradosHellinger afirma que “…la vía a la solución sería que las mujeres se dirijan a sus abuelas u otras mujeres de su familia, heridas en su dignidad, diciendo, por ejemplo: ‘Me inclino ante tu destino, así cómo lo has llevado y lo has manejado, y tomo la fuerza para hacer, yo misma, algo bueno y grande’. Entonces, no hay necesidad de vengar a la abuela. Reciben la fuerza de ella y pueden hacerle justicia a su dignidad de mujer, sin denigrar a los otros. La grandeza no proviene de disminuir a los otros, mas sí del estar en paz consigo mismo, y de estar, así, en grado de reconocer también el valor de los otros”.

“…Al trabajar (como terapeuta) con alguien, mi criterio principal es este: ¿Lo fortalece o lo debilita?… De repente me di cuenta de que este era un criterio importante. Pude observar en mí mismo lo que me fortalecía y lo que me debilitaba. Y he visto que todo aquello que debilita, también impide la solución”.

“El auténtico camino está detenido. Dado que estoy detenido, estoy en la vía. No tengo que ir a ninguna parte. Estoy ya unido con el todo y comparto la entera riqueza, si estoy recogido en mí mismo y tomo con seriedad las tareas más inmediatas, a medida que se me presentan, y las cumplo sin pretensiones”.

“Quien desempeña las propias tareas cotidianas, así como la vida se las presenta, adquiere este peso del alma. Quién busca lo extraordinario tiene menos peso’.

Mientras que, en Órdenes del amor. Cursos seleccionados de Bert hellinger se puede leer: “Quien cree en el cielo, quizás cree que con su ayuda podría elevarse sobre la tierra y sobre sus padres. Honrar a los padres, sin embargo, significa honrar la tierra. Honrar a los padres significa tomarlos tales como son, y honrar la tierra significa tomarla y amarla tal como es: con la vida y la muerte, con la salud y la enfermedad, con el principio y el final. Ésta, sin embargo, es la realización auténticamente religiosa, que antes se llamaba entrega y adoración. La experimentamos como último desprendimiento, que da todo y toma todo, y que toma todo y da todo, con amor”.

Comments: no replies

Expresa tu opinión