‘Tiendas Rojas’: un refugio abierto a todas las mujeres

tienda

Es luna llena. Se ve y se siente. No es un aquelarre ni una meeting feminista, pero en el lugar no hay sino mujeres sentadas en círculo. Mujeres de edad, credo, orígenes  y estatus social distintos. Mujeres reunidas para compartir sus historias de vida, talentos, pasiones, certezas e interrogantes en lo que se conoce como ‘Carpas rojas’ o ‘Tiendas rojas’.

Se reúnen aquí y allá. Lo mismo en Dublín que en Santiago de Chile, o en Munich que en Guadalajara. Y los encuentros siguen multiplicándose, especialmente porque no se requiere más que un espacio seguro, donde las participantes puedan sentirse libres de expresarse en el modo que lo deseen. Ni hablar de reglas que seguir o de una formación específica para ser organizadora o simplemente para asistir. Un poco de sentido común con otro tanto de intuición y sensibilidad son más que suficientes.

Y como si de una onda escarlata se tratara, estos encuentros mensuales son cada vez más populares. Sin embargo, son nada novedosos. Esto es un retorno a las raíces. ‘El movimiento surge de las tradiciones ancestrales de diferentes pueblos nativos, entre ellos los pueblos nativoamericanos en los que las mujeres se reunían en Tipis Lunares cuando estaban menstruando. Los Tipis Lunares eran espacios sagrados en los cuales las más viejas enseñaban a las más jóvenes a honrar la sabiduría femenina y el fuego creativo que emana del útero. De esta manera, el cuerpo femenino era considerado sagrado debido a su conexión con la Madre Tierra y el Universo’, puede leerse en http://carpasrojas.wixsite.com/.

En Estados Unidos empezaron a celebrarse hace unos diez años, tomando como inspiración la novela The Red Tent, de Anita Diamant, que describe las chozas donde las mujeres se refugiaban,en tiempos ancestrales, cuando tenían la menstruación o daban a luz, para darse apoyo mutuo. En Europa, Australia y Canadá, igualmente, crecen exponecialmente; mientras que en Latinoamérica se llevan a cabo en Bolivia, Argentina, Brasil, México, Colombia, Guatemala, Perú y Venezuela, entre otros países, según el sitio web de Carpas Rojas Latinoamericanas. Y ha sido tal el auge de estas reuniones mensuales que ahora se habla incluso del ‘Movimiento de las carpas rojas’ (Red Tent Temple Movement, en inglés).

¿Pero qué cosa ocurre durante una Tienda Roja? Cada encuentro es único, no obstante la emotividad, la apertura, -sea para escuchar que para compartir asuntos personales- y la complicidad son un común denominador. Y si alguna no quiere hablar, el silencio es también bienvenido. La ocasión puede ser también una celebración, con el baile,el canto y la comida. Al final, se trata de estar juntas…en un clima de hermandad.

‘Para nosotras, ha sido una gran sorpresa la participación numerosa, el anhelo común de tantas mujeres de estar juntas…y cada oportunidad ha sido diferente. Es algo emocionante y muy fuerte. Es un juego y al mismo tiempo una cosa profundísima’, explica Gloria Torlone, una de las organizadoras de la primera y única Tienda Rojas que tiene lugar en la región de Umbria, en Italia

‘El nombre “Tienda Roja” tiene que ver con el color de la sangre en una clara alusión a la menstruación, mientras que la fecha seleccionada para realizarla, preferiblemente durante la luna llena, responde al propósito de hacer que las mujeres se reconecten con la naturaleza y la ciclicidad de la vida’, explica Paola Carrai, otra de las organizadora del grupo.

No obstante esta sea una reunión entre mujeres no puede definirse de “feminista”.’Este espacio de intercambio y de apoyo recíproco permite nutrir un universo femenino, que tiene necesidad de reapropiarse de su poder, sin excluir la parte masculina, pero que colabora con sus características para vivir en un mundo donde ambos géneros puedan tener una relación de reciprocidad. El espacio de la Tienda Roja nos ayuda a sentir que hay un valor en el ser mujer y que ninguno no los puede quitar’, subraya Paola.

Las ‘Tiendas Rojas’, generalmente, son abiertas a todas (adolescentes que hayan tenido la menarquía son bienvenidas) y gratuitas…La única condición es estar a brindar la presencia.

Comments: no replies

Expresa tu opinión