Appassionate – Filomena Pucci

'Appassionate' es un libro imprescindible para las emprendedoras

El libro Appassionate (Apasionadas, en italiano), de Filomena Pucci, lo leí hace unos meses y lo hice en pocos días. Lo devoré, a decir verdad. Las historias allí contadas me cautivaron. Con justicia, puede decirse que es una obra viva, en el cual al hablar sobre el emprendimiento femenino en Italia, la autora vive una transformación personal. Así, la suya se convierte en la historia número 11, ésa que sirve de hilo conductor, casi invisible, que une diez experiencias diversas, que van desde panificación para celíacos, producción de vinos para la exportación, asesoría empresarial hasta organización de muestras artísticas internacionales, entre tantas otras.

Appassionate –actualmente disponible sólo en inglés e italiano– es, sin duda, honesta e inspiradora. Y debe leerse con un bolígrafo o resaltador en mano, porque son muchos los fragmentos dignos de recordar. A continuación comparto un pasaje del relato sobre una mujer, quien con su esposo, ha cambiado las reglas de juego en la industria del diseño y la elaboración de muebles:

‘Observo y pienso que es bonito cambiar, que empezar de nuevo, de cero, no es sinónimo de fracaso y que si es cierto que no se puede dar macha atrás, entonces cada transformación es un paso adelante’ (reflexión de la autora).

-Entrevistada: El mundo de la industria y del trabajo fue creado por hombres y para hombres, sin tomar en cuenta las características femeninas ni sus talentos naturales. De hecho, no es evidente qué puede hacer una mujer  y qué no (…) Hoy todo es más rápido y las mujeres serán llamadas a aplicar su capacidad de ser multitasking, haciendo que esto sea un valor; y con esta palabra no pienso en la agotadora costumbre de ser emprendedora, madre y cocinera, mas en la capacidad de escuchar, comprender, empatizar y devolver un feedback preciso al cliente, al colaborador, al ambiente. Ningún sistema venido del cielo seguirá funcionando.

-Filomena: ¿Qué le sugieres a quien quiere crear un sistema de trabajo en torno a una idea?

Entrevistada: Primero que nada hablar. Tener un coach o un consejero. Es importante un interlocutor experto en cierta área con quien reflexionar sobre la idea. No tengamos miedo de que alguien pueda robarla. El mundo de las start up es un ecosistema osmótico y hay mucho gente dispuesta a involucrase en tu negocio. Intercambiando conocimiento se hace sistema, circula el saber y todos aprenden. Y al final, la idea no se puede robar, porque lo que la hace única es la capacidad de llevarla a cabo. Frecuentemente el resultado final no será el deseado, pero está bien así. Por eso también, es necesario hablar para darse cuenta si el proyecto puede mantenerse en pie. Entonces, después que se ha formulado un plan y se han proyectado los tiempos, hay que lanzarse. Es sólo una zambullida y después se aprende a nadar. Garantizado.”

En el tren a Roma, el día siguiente pienso en los titulares de los periódicos que siguen gritando que los jóvenes no saben cómo usar su talento y me pregunto por qué los titulares no hablan de Andrea y de Maria Grazia. Pienso que las verdades en la que decidimos creer no son más verdaderas que las otras, pero es su persistencia en nuestro cuerpo lo que hace que se conviertan en nuestras vidas. Pienso en aquellos que aceptan ser frágiles e inevitablemente se comportan como tales; pienso en aquellos que, a regañadientes, soportan el trabajo que tienen y pasan toda la vida esperando que algo cambie, pero sin hacer nada para que ocurra. Pienso que cambiar no es tirar todo al aire, mas sí ir hacia adelante, escogiendo cada día qué dejar y qué tomar consigo. Pienso que para crear un sistema debes querer tanto aquello que haces al punto de sentirte responsable. Entonces, podremos hacerlo también con todas nuestras necesidades, deseos, talentos y objetivos’.

Comments: no replies

Expresa tu opinión