Soy Melanny Hernández R., periodista venezolana que se mudó a Irlanda, en 2012, con el pretexto de estudiar inglés. En aquel entonces, creé un blog –llamado inicialmente ‘La senda y los caminos’– como un ejercicio para darle sentido (y valor) a mis vivencias en el exterior.

Era un blog bastante existencialista y sin mayores pretensiones. Con el paso del tiempo, me di cuenta que compartir con otros lo que vivía y, sobre todo, lo que aprendía era un llamado, una especie de ‘deber moral’ (y vaya que estas dos palabras juntas son un poco antipáticas). Y decidí, aún con mis reservas, dejar el anonimato. Nunca quise hacer un biopic.

Ahora bien, ¿qué es la senda? Es la vida... Mi vida. ¿Y los caminos? Las elecciones, las calles y callejuelas, las rectas y curvas, los zigzag y recovecos –para descansar–, y todo lo que puede encontrarse en ellos, empezando por los otros peregrinos: conocidos, vecinos, compañeros de casa o de trabajo, amigos, seres queridos. Todos maestros y compañeros de viaje, sin importar el idioma que hablen, sus ocupaciones, pasiones y circunstancias.

Y esta página, como la vida misma, es una metáfora (hace poco descubrí que la cita original es de Haruki Murakami). Mis experiencias viviendo y viajando en distintos lugares y culturas son sólo un pretexto para hablar de los temas que me interesan: Multiculturalidad, inmigración, derechos humanos, desarrollo sostenible y estilos de vida alternativos.

Senda y caminos más que una bitácora intimista, es una ventana  multicromática y multiforme, que me permite asomarme al mundo, a un mundo híbrido y dinámico, –con libreta, bolígrafo y smartphone en mano– y ser partícipe de él también.

En cuanto al estilo, he optado por lo que llamo 'periodismo personal’, en alusión a un modo de contar lo que veo y vivo: en primera persona, siendo fiel a los hechos y a los personajes y yendo más allá de lo evidente.

En resumidas cuentas, Senda y caminos es una excusa, por donde se le mire…Y sea cuál sea tu excusa para leerlo, me doy por pagada si te quedes con alguna reflexión o, mejor aún, con alguna pregunta. ¡¡Gracias por leerme!!